• ¿Cada cuánto tiempo recomienda la ciencia hacer la limpieza del hogar?

    27 septiembre, 2018 | Blog | Javier
  • Limpieza del hogarMás que la limpieza del hogar en concreto, la limpieza en general suele guardar un cariz subjetivo ya que su valoración depende de la noción higiénica particular que cada uno tenga. Por ejemplo, algunas personas nada más utilizar un objeto se sienten obligadas inmediatamente a lavarlo, mientras que otras lo pueden usar cinco veces antes de que despierte en ellas la necesidad de limpiarlo. Pero cuando se trata de limpiar su casa, hay algunos estándares que debe considerar, aunque sólo sea pensando en los beneficios que le reportaría a su salud.

    Si tuviera la experiencia de acercar un microscopio a los objetos que le rodean de su propio hogar lo que revelase a sus ojos probablemente le erizaría el vello de su piel: sobre todo abundarían en su ‘terrorífica’ visión pequeñas bacterias y microbios compuestos por virus, tierra, hongos, caspa de animales, polen, sudor, excreciones y células de la piel, que de forma natural invaden todos los espacios que alberga su hogar.

    Según una investigación realizada por Popular Science, la vida útil de un germen varía mucho según el tipo de bacteria y la superficie que habita. La E. coli (bacterias intestinales causantes de potenciales enfermedades) puede vivir desde unas pocas horas a un día completo, mientras que la calicivirus (también conocido por ser el causante de la gripe estomacal) puede vivir durante días o semanas. Teniendo en cuenta estos datos, ¿con qué frecuencia debe limpiar su bañera o limpiar su inodoro o cambiar sus sábanas antes de que la proliferación de estos gérmenes se convierta en un verdadero riesgo biológico? Probablemente más a menudo de lo que piensa.

    Según un estudio de Popular Sciencie sobre la limpieza del hogar ésta es la frecuencia que deberías tener en…

    1. Cambiar las sábanas

    La mayoría de las partículas que descansan en las sábanas de su cama son en su mayoría inofensivas, como el polvo. Pero las bacterias y los hongos, junto con la suciedad y la grasa que desprenden las personas mientras están dormidas, pueden adherirse a las sábanas y a la piel, contribuyendo a propiciar de esta manera el acné y la caspa. Para mantener su cama limpia, el estudio indica que cambie sus sábanas una vez a la semana, máximo cada dos, y lávelas siempre que lo haga con agua caliente.

    2. Limpiar los desagües del lavabo y demás sumideros

    Hay que realizar esta acción cada día, incluso si parecen estar limpios. Los lavabos del baño acumulan materia fecal (por lavarse las manos después de usar el baño). Además, las bacterias de los alimentos, como la E. Coli y la Salmonella, pueden contaminar el fregadero de la cocina, especialmente si ha estado manipulando carne cruda. Asimismo cuando el agua del fregadero salpica, si le moja las manos éstas también acaban contaminadas. Para guardar tu salud y la de las personas que te rodean, la mejor precaución consiste simplemente en limpiar los fregaderos todos los días.

    Limpieza del hogar3. Limpiar las alfombras

    Cada una o dos semanas. Las alfombras deben pasarse semanalmente con el aspirador (más a menudo si se tienen mascotas) para mantener a raya el polvo, la suciedad y las sustancias alergénicas. El estudio recomienda que lave concienzudamente el suelo de su casa, si es posible también aplicándole vapor, una vez cada dos semanas. El suelo de su cocina debe lavarlo un poco más a menudo, debido a las bacterias alimenticias que si no se erradican pronto pueden extenderse con facilidad.

    4. Limpiar el inodoro

    Al menos una vez a la semana. El baño es el mejor alojamiento para fomentar la proliferación de bacterias. La E.coli se puede encontrar en abundancia en el inodoro y en el lavabo. Para mantener a raya a esta bacteria, desinfecte el inodoro por lo menos una vez a la semana, y haga lo propio con la bañera cada dos semanas, con más frecuencia si se ducha con asiduidad. Las cortinas del baño deben desinfectarse semanalmente para evitar que germine en ellas moho, ya que este hongo puede provocar en algunas personas irritación en la piel, los ojos y la garganta.

    5. Cambiar las toallas de los baños

    Al utilizar las toallas de baño para secarse automáticamente éstas se llenan de bacterias (incluyendo estafilococos y fecales) y si la toalla no se seca completamente, en ese ambiente las bacterias se multiplican. Además, los hongos que causan la caspa también pueden crecer en ese hábitat, por lo que es recomendable cambiar las toallas de baño cada dos días. Los trapos de cocina para limpiarse o secarse las manos acumulan bacterias cada vez que manipulas alimentos. Se recomienda lavarlos semanalmente, a menos que hayas manipulado carne cruda. En ese caso, lave la toalla inmediatamente.

    Limpieza del hogar6. Cambiar las bayetas o los estropajos de la cocina

    La bayeta de su cocina acumula con su uso millones de bacterias en cada milímetro cuadrado que conforma su superficie. Pero no te asustes, la mayoría de las bacterias acumuladas no son dañinas. Debido a que lavar las bayetas con agua y jabón no funciona para eliminar todas las bacterias, es recomendable dejarlas reposar en agua hirviendo durante 2 minutos y reemplazarlas cuando se deterioren sin más.

    7. Limpiar los picaportes de las puertas

    En algunas habitaciones hay que limpiar los picaportes una vez a la semana. Aunque los picaportes de las puertas acumulan muchas bacterias, necesitan lavarse con poca frecuencia. Sin embargo, los pomos de las puertas del baño y de la cocina hay que desinfectarlos al menos una vez a la semana, especialmente si algún miembro de la familia o vecino del hogar padece una enfermedad, por su proximidad a los focos generadores de bacterias peligrosas que hay en toda vivienda.

    Cumplir con las recomendaciones que propone el estudio sobre la frecuencia con la que debes realizar las tareas de la limpieza del hogar parece bastante ardua. Debes pensar que tu salud y la de los que te rodean te lo agradecerá. Si no llegas a cumplirlo por la cantidad de trabajo que requiere al menos intenta quedarte lo más cerca posible, haciendo todas las tareas que puedas. Minimiza todo lo posible poner a prueba tu sistema inmunológico y el de los que conviven contigo.

    Comparte esta información
    Share on Facebook
    Facebook
    Share on Google+
    Google+
    Tweet about this on Twitter
    Twitter
    Share on LinkedIn
    Linkedin